Farmamundi trabaja para erradicar la fístula obstétrica en Malí

Farmamundi trabaja para erradicar la fístula obstétrica en Malí

Hoy, 23 de mayo, se celebra el Día Internacional para la erradicación de la fístula obstétrica. Queremos que conozcas mejor esta dolencia y por qué su desaparición es tan importante para que el derecho a la salud llegue a más niñas y mujeres en el mundo. También te explicamos, a continuación, cómo estamos ayudando a mujeres con esta lesión.

Qué es la fístula obstétrica y por qué ocurre

La fístula obstétrica es un orificio entre el canal del parto y la vejiga o recto causado por la prolongación u obstrucción de un parto sin recibir asistencia y/o tratamiento médico. La sostenida presión de la cabeza del bebé sobre el hueso pélvico daña los tejidos blandos, que finalmente se perforan y crean un orificio o fístula.

Además de la posición y la duración del parto, influyen de forma crucial otros elementos como haber sufrido mutilación genital, un embarazo precoz (puesto que el cuerpo de la niña todavía no ha madurado lo suficiente) y, por supuesto, la ausencia de apoyo y/o intervención sanitaria.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) estima que dos millones de mujeres en África subsahariana, Asia, la región árabe, América Latina y el Caribe viven con esta lesión, y que cada año se producen entre 50.000 y 100.000 casos más en todo el mundo.

Qué consecuencias tiene la fístula obstétrica: el estigma social

Debido a esa presión mencionada, se interrumpe la circulación sanguínea en los tejidos, que pueden verse afectados por necrosis. Esos tejidos muertos se van eliminando y así queda destruida, en parte, la pared originaria de la vagina. El resultado es una constante filtración de orina y/o materia fecal a través del orificio y hacia la vagina.

Esa es la principal consecuencia física de la fístula obstétrica pero hay mucho más.

La mujer en Malí es una mercancía. No se tienen en cuenta sus necesidades, sus opiniones, sus emociones… Se negocia con ella desde que es niña para acordar matrimonios, trabaja sin descanso, tiene la obligación social de dar a luz cuantos hijos sean posibles y es la última prioridad en la familia”, afirma contundente el cooperante de Farmamundi en Malí, Pedro Fernández.

Cuando una mujer comienza a hacerse pis y/o heces sin poder controlarlo es rechazada por su marido y, en consecuencia, por su familia política. O bien se la expulsa del hogar, quedando el bebé de ese embarazo, si ha sobrevivido, al cuidado del padre, puesto que ella no tiene derecho a la custodia. O bien queda recluida en el mismo hogar, sin salir a la calle. En soledad y con vergüenza.

En Malí, si eres mujer y has sido rechazada por tu marido, no eres nada. Socialmente no existes”, añade Pedro. Todas esas circunstancias provocan que las mujeres no digan públicamente lo que les está ocurriendo y no acudan a buscar ayuda. “No saben lo que les pasa, no saben que tiene solución”.

En la región de Kayes (Malí) existe una demanda no cubierta de métodos anticonceptivos y planificación familiar del 30%
Sala de espera de un centro de salud sexual y reproductiva en la región de Kayes.

 

Cómo se soluciona la fístula obstétrica

Según la ONU, aproximadamente entre el 80 y el 95% de las fístulas vaginales se pueden cerrar mediante cirugía. El coste medio del tratamiento de la fístula (incluida la operación quirúrgica, la atención postoperatoria y el apoyo para rehabilitación) es de unos 300 dólares por cada paciente.

Desde que comenzó el proyecto de cooperación internacional financiado por la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo que te explicamos más adelante, Farmamundi ha tratado a 20 mujeres, lo que incluye su evaluación médica, operación, el apoyo logístico y económico en los traslados, la rehabilitación, la sensibilización hacia sus familiares y el seguimiento de la recuperación.

Por qué hay que erradicar la fístula obstétrica en África y cómo se puede prevenir

En Farmamundi consideramos que la fístula obstétrica en África es la cima de un iceberg. Es la consecuencia de algo mucho más grande e importante: la total ausencia de derechos hacia la mujer como es el derecho a la salud, a la información, a su planificación familiar, a la salud sexual y reproductiva, etc.

Se puede prevenir la fístula obstétrica si…

  • …si disminuye el matrimonio precoz.
  • … se accede con más facilidad al tratamiento sanitario.
  • …mejora el acceso a la planificación familiar y a los métodos anticonceptivos.
  • …desciende la mutilación genital femenina.
  • …las mujeres pobres y analfabetas cuentan con más recursos para sobrevivir y reclamar sus derechos.
Farmamundi realiza sesiones de formación con parteras para evitar la fístula obstétrica
Las parteras son ilegales en Malí pero, en realidad, son la posibilidad más real a tener apoyo durante el embarazo y el parto para muchísimas mujeres. Farmamundi realiza sesiones de formación para apoyar y aportar recursos a su labor.

 

Cómo trabaja Farmamundi para reducir la fístula obstétrica en Malí

Desde enero de 2018 Farmamundi desarrolla un proyecto de cooperación internacional, financiado por el Gobierno Vasco, en la Región de Kayes (Malí). Se ubica en el distrito sanitario de Diema, en la zona saheliana, es una de las zonas más deprimidas de este país, dependiente de la producción agrícola y con los centros de salud situados a 14,5 km de media de las aldeas.

El objetivo de Farmamundi es fortalecer el sistema local de atención en salud materno-infantil, lo que supondrá apoyar a mujeres víctimas de fístula obstétrica y aumentar las capacidades comunitarias para poder atender a más mujeres. El 98% de las mujeres del Círculo de Diema han sido mutiladas en sus genitales. Está muy extendida la práctica de matrimonios precoces y concertados. El índice de maternidad alcanza los 7,4 hijos/as por mujer. La tasa de bebés nacidos sin vida es del 18%.

Según una encuesta realizada por la organización social local con la que Farmamundi desarrolla este proyecto, IAMANEH, casi la mitad de las mujeres entrevistadas tuvieron su primer embarazo antes de los 18 años.

Todos estos datos describen un contexto social propenso a que las mujeres sufran fístula obstétrica. En cambio, no existen datos de cuántas mujeres están viviendo esta dolencia porque no lo cuentan, porque sus familias las rechazan o las esconden, porque no quieren que nadie lo sepa.

Farmamundi, a través de este proyecto, realiza tareas de sensibilización en las áreas rurales del Círculo de Diema sobre salud sexual reproductiva. Localizar a mujeres que puedan necesitar tratamiento médico es el segundo objetivo de estas formaciones. También emite cuñas informativas en las emisoras de radio locales.

Las mujeres son tratadas y operadas. Pero el apoyo de Farmamundi y de IAMANEH va más allá. Apoyan económicamente a la mujer en sus traslados hasta los centros médicos y el hospital, hablan con la familia para sensibilizar y buscar su colaboración en la recuperación física, social y emocional de la mujer víctima de fístula obstétrica. Y, finalmente, realizan seguimiento médico para comprobar su evolución.

Erradicar la fístula obstétrica es posible. Es económicamente asumible. Las administraciones en Malí están dando pequeños pasos de la mano de Farmamundi. Queremos que ocurra y seguiremos esforzándonos para que así sea. Contamos contigo.

MÁS DATOS SOBRE LA SALUD DE LA MUJER EN MALÍ

  • El 36,8% de las mujeres mueren durante el parto o posteriormente, debido a las complicaciones.
  • El 48% de la población son niños y niñas menores de cinco años.
  • La tasa de utilización de métodos anticonceptivos se sitúa en el 9%, una de las más bajas de toda África subsahariana. Persiste una demanda insatisfecha de provisión de métodos del 30%.
  • La pobreza afecta dos veces más a los hogares si están encabezados por mujeres.
  • Malí cuenta con uno de los déficits alimentarios más elevados del mundo.

Comentar

Tu dirección no será publicada. Campos requeridos marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.