¿Qué hacemos con los medicamentos caducados en casa?

¿Qué hacemos con los medicamentos caducados en casa?

Debemos llevar los medicamentos caducados a los Puntos SIGRE de las farmacias y te explicamos porqué. Gracias a la activa e intensa labor de sensibilización que el sector farmacéutico ha llevado a cabo durante los últimos años se ha logrado crear en la sociedad española una auténtica conciencia medioambiental alrededor del medicamento y sobre los efectos nocivos que puede tener para el medio ambiente y la salud pública desprenderse de ellos a través de la basura, el desagüe o de cualquier otro medio que no permita someterlos a un correcto tratamiento ambiental.

Cada vez son más los hogares que se suman a este gesto responsable y colaboran llevando los envases, vacíos o con restos de medicamentos caducados o que ya no se necesitan, al Punto SIGRE de la farmacia, lo que, además de evitar la contaminación de las aguas subterráneas, el suelo o los cultivos, reduce el riesgo de accidentes derivados de un uso inadecuado de los mismos por estar en mal estado de conservación o en malas condiciones para su consumo.

SIGRE es una entidad sin ánimo de lucro, creada por iniciativa de la industria farmacéutica, que cuenta con la colaboración de la distribución y las farmacias, para encargarse de la correcta gestión ambiental de los envases y restos de medicamentos de origen domiciliario.

¿Dónde llevar los medicamentos caducados?

En la actualidad, los Puntos SIGRE están presentes en cerca de las 22.000 farmacias que componen la actual red de farmacias en España, lo que permite al sector farmacéutico ofrecer al ciudadano un sistema cercano y seguro para desprenderse cómodamente de los restos de medicamentos y sus envases y que cuenta, al mismo tiempo, con todas las garantías sanitarias y medioambientales que este tipo de residuos requiere.

Por su parte, la distribución farmacéutica es la encargada de retirar estos residuos de la farmacia y custodiarlos en sus instalaciones, hasta que son retirados por el gestor de residuos de SIGRE.

De esta manera, los residuos depositados por el ciudadano en los Puntos SIGRE están siempre bajo la supervisión de los mismos profesionales encargados de hacer llegar al ciudadano los medicamentos que necesita, lo que permite controlar su trazabilidad y evitar sustracciones y el posible tráfico ilícito de estos residuos.

Tratamiento adecuado de los medicamentos caducados

La Planta de Clasificación de Envases y Residuos de Medicamentos de Tudela de Duero (Valladolid) es una instalación pionera a nivel mundial, que destaca por su innovación y el gran número de soluciones tecnológicas que se han implementado para la separación y clasificación de cada uno de los residuos depositados en los Puntos SIGRE.

En la planta de separan y clasifican los residuos para su posterior entrega a gestores que se encargan de darles un correcto tratamiento medioambiental a cada uno de ellos, en función de su tipología.

Destaca, por ejemplo, que la tasa de reciclaje de los materiales de los envases (papel, cartón, plástico, vidrio, metales, etc.), prácticamente se ha duplicado en los últimos seis años.

Por su parte, la fracción de los restos de medicamentos, junto con los materiales de envases que no se pueden separar o reciclar, son destinados a valorización energética, utilizándose como combustible en instalaciones industriales. Este procedimiento se realiza mediante un proceso técnico, basado en la producción de un Combustible Derivado de Residuos (CDR), que es utilizado posteriormente en hornos cementeros, lo minimizando su impacto ambiental.

Por otro lado, los residuos catalogados como peligrosos, compuestos por los restos de medicamentos citotóxicos y citostáticos, una mínima fracción de lo recogido a través de los Puntos SIGRE y que supone alrededor de un 1%, son sometidos a un tratamiento medioambiental específico para proteger el entorno y el medio ambiente.

En ningún caso, los restos de medicamentos depositados en el Punto SIGRE son reutilizados ni destinados a labores humanitarias. A este respecto, cabe recordar que las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, a las que se suma Farmamundi,  así como la legislación española y las directrices de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS), establecen de manera expresa que, una vez dispensados en la farmacia, no pueden ser devueltos por el ciudadano ni donados, por razones de salud pública.

Farmamundi resume todas las acciones de ayuda humanitaria realizadas por el Fondo de Emergencias en 2018

Bajo la doble perspectiva que rige la actividad de SIGRE –la medioambiental y la socio-sanitaria–, se ha logrado que el 86% de los hogares españoles contribuyan al correcto reciclaje de este tipo de envases y sus residuos, utilizando los Puntos SIGRE de la farmacia.

En palabras del Director General de SIGRE, Juan Carlos Mampaso, “gracias a la colaboración de los ciudadanos y la activa participación de todos los agentes del sector farmacéutico en el funcionamiento de SIGRE, los españoles son cada vez más conscientes de la importancia que tiene reciclar estos residuos a través del Punto SIGRE para cuidar tanto del medioambiente como de su propia salud”.

Actitud positiva de ciudadanos y farmacéuticos

Desde que los Puntos SIGRE entraran en funcionamiento, en 2001, la colaboración ciudadana ha ido en aumento hasta situar a España por encima de la media europea. Según los datos obtenidos en los sondeos de opinión que anualmente realiza SIGRE, se ha constatado que un 98% de los ciudadanos ya ha tomado conciencia de que tirar los restos de medicamentos a la basura o por el desagüe perjudica mucho o bastante al medio ambiente.

Asimismo, el 87% estima que automedicarse con restos de medicación sobrante de tratamientos médicos anteriores puede entrañar algún riesgo para su salud.

Revisión del botiquín: beneficios sanitarios y medioambientales

Especial mención requiere la labor de SIGRE para que el ciudadano revise con cierta periodicidad los medicamentos que tiene en casa, con el fin de desprenderse de aquellos que tiene caducados, en mal estado de conservación o, simplemente, ya no necesita.

Esta acción tiene una gran importancia si se observa que en el 90% de las ocasiones en que se realiza esa revisión del botiquín doméstico se encuentra o retira algún medicamento caducado, con el consiguiente riesgo que tiene su uso o consumo para la salud del paciente.

Conoce los puntos clave sobre las buenas prácticas en las donaciones internacionales de medicamentos a través de estos sencillos dípticos en castellano, inglés, francés, catalán y árabe.

 

Comentar

Tu dirección no será publicada. Campos requeridos marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.