Ofrecemos asistencia sanitaria, alimentos y kits de higiene a familias refugiadas en Nairobi

Ofrecemos asistencia sanitaria, alimentos y kits de higiene a familias refugiadas en Nairobi

Gracias al Convenio de emergencias que Farmamundi mantiene con la Generalitat Valenciana, entre 2017 y 2018 se han realizado seis proyectos que han beneficiado a más de 55.900 personas en El Salvador, Palestina, Mali, Kenia y Uganda. El último proyecto finalizado ha procurado asistencia sanitaria a más de 2.500 personas refugiadas, especialmente mujeres y niñas, que malviven en el asentamiento informal de Eastleigh South, en Nairobi, Kenia.

Junto con la ONG local Foundation for Health and Social Economic Development Africa (HESED- Africa), Farmamundi ha realizado esta intervención de emergencia, que ha durado tres meses, en Nairobi (Kenia), en el distrito o subcondado de Kamukunji, más concretamente en el asentamiento informal del barrio de Eastliegh South. Hasta allí acude la mayoría de la población somalí refugiada en Kenia, que huye de los campos oficiales, ante la creciente situación de violencia que se da en ellos, así como el deterioro de las condiciones de vida y seguridad y las ya recurrentes amenazas de cierre del campamento de Dadaab o la deportación por parte de las autoridades keniatas.

Cada vez son más el número de personas refugiadas que deciden abandonar los campos y asentarse en la capital con la esperanza de encontrar mayor nivel de seguridad y oportunidades de subsistencia. Para ello, desde Farmamundi hemos querido centrarnos en el aumento de la cobertura básica sanitaria, fomentando acciones de prevención y promoción de la salud –articulando servicios móviles de asistencia en coordinación con las redes de promotores comunitarios, reforzando la difusión de mensajes de promoción de la salud y contribuyendo a mejorar las condiciones de habitabilidad e higiene domiciliar”, comenta la responsable de Acción Humanitaria y Emergencias de Farmamundi, Tania Montesinos.

Dispositivo móvil y kits de higiene

En este sentido, se ha articulado un dispositivo móvil de asistencia sanitaria que ha atendido a 1.000 personas (850 mujeres y menores de cinco años), que ha permitido realizar pruebas de despistaje de VIH y malaria, control del azúcar en sangre, control nutricional e inmunización de niños y niñas, atención prenatal, planificación familiar, servicio de counselling y de administración de medicamentos para aquellos pacientes que requerían de un tratamiento específico.

Del mismo modo, gracias a esta intervención se han distribuido complementos nutricionales entre la población refugiada más vulnerable, con énfasis en mujeres embarazadas y/o lactantes y la población infantil menor de cinco años, y se han repartido entre los núcleos familiares artículos concebidos para mejorar las condiciones de salud, habitabilidad e higiene en los hogares, beneficiando a 2.500 personas (1.788 mujeres y menores de cinco años). “Esperamos así reducir las tasas de desnutrición que en mayor medida afectan a la población refugiada, garantizando la disponibilidad en los domicilios de los recursos necesarios para garantizar el acceso a fuentes de agua segura y entornos domiciliares más saludables, lo que tendrá una repercusión positiva en los niveles de salud de la población”, especifica Montesinos.

El proyecto dedica especial atención a las mujeres y niñas, por afrontar mayores riesgos relacionados con su salud. “No solo tienen dificultades de acceso a los servicios específicos relacionados con la salud materna, la salud sexual y reproductiva y la planificación familiar, sino que son, además, víctimas recurrentes de agresiones físicas y sexuales, de explotación y abuso”, alerta la responsable de Farmamundi.

Comentar

Tu dirección no será publicada. Campos requeridos marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.