Brote de ébola | Ana María Pérez desde Kivu Norte, en RD Congo

Brote de ébola | Ana María Pérez desde Kivu Norte, en RD Congo

La República Democrática del Congo (RDC) continúa trabajando para que el nuevo brote de ébola no se propague. Tan solo ocho días después de que el Ministerio de Salud anunciase el fin del brote de ébola en la provincia de Ecuador (noroeste), se confirmó la existencia de fallecimientos en las provincias de Kivu Norte e Ituri. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha comunicado que se trata de la cepa Zaire, la más mortal que existe. Junto con la administración, diversas ONG coordinan los trabajos de emergencia para afrontar este nuevo brote de ébola con el objetivo de evitar su expansión.

Farmamundi lleva más de diez años presente en RDC. Actualmente nuestra oficina se encuentra en Butembo, ciudad en la que dos fallecimientos están siendo investigados para confirmar si los ha provocado el ébola o no. Se trata de una enfermedad contagiosa, mortal, para la que se está aplicando una vacuna experimental, en un territorio complicado por la ausencia de acceso estable a la salud para las personas, con presencia de grupos armados de diferente índole y con estructuras de comunicaciones muy básicas.

Desde la sede de Farmamundi en RDC, Ana María Pérez, cooperante de la ONG, nos responde a algunas preguntas que nos ayudan a conocer directamente la situación hoy en día, a la espera de la evolución de este brote.

Ana María Pérez, cooperante de Farmamundi, nos cuenta su experiencia en este nuevo brote de ébola

¿Cuál es la situación actual en la región de Kivu Norte?

Una epidemia de ébola fue declarada el 1 de agosto en la provincia de Kivu Norte. Por el momento, hay 16 casos confirmados de los que 7 han fallecido. También hay otros 27 casos sospechosos de los que 13 han fallecido. Los casos confirmados se encuentran en las localidades de Mangina y Beni, esta última está a tan solo 50 km de la oficina de Farmamundi en RDC. Aquí, en Butembo la ciudad en la que tenemos nuestra oficina, se han reportado dos posibles muertes por ébola aún sin confirmar. La OMS ha confirmado que se trata de la cepa Zaire, la más mortífera. Ayer comenzaron las vacunaciones para las personas con más riesgo de contaminación.

¿Qué medidas adoptan las personas que trabajan en Farmamundi antes estas circunstancias?

La primera medida ha sido la implantación de una política de no contacto físico entre los trabajadores de la oficina. Se ha promovido evitar darse la mano o un beso para saludarse. También se ha animado a todo el personal a lavarse las manos lo más frecuentemente posible. Otra de las medidas ha sido facilitar que el trabajador que viene de Beni, donde ya hay tres casos confirmados, pueda trabajar a distancia y coger vacaciones para poder estar con su familia y evitar los constantes viajes. Finalmente, se realizan reuniones regulares sobre las últimas noticias del brote para compartir las información y que todo el equipo esté informado.

¿Cómo se vive en la zona de trabajo de Farmamundi este nuevo brote?

La información sobre el nuevo brote de ébola se ha extendido muy rápido por toda la zona. El Ministerio de Salud y otras organizaciones ya han empezado a sensibilizar a la población. También desde las iglesias se está promoviendo la consigna de evitar el contacto físico en todo momento. Pese a todo, la población está manteniendo la calma y se intenta proseguir con las actividades normales.

¿Cómo ha afectado a la realización de los proyectos de cooperación que tenemos en marcha?

Por el momento los proyectos en curso no se han visto afectados por la declaración de la epidemia. Las actividades en marcha siguen con normalidad, aunque el personal sanitario está ahora también alerta para la detección temprana de nuevos posibles casos.

Testimonio de Muyisa, técnica de finanzas de Farmamundi en RD del Congo

“La primera de reacción de la gente al enterarse ha sido el miedo, sobre todo al ser una enfermedad contagiosa que puede acabar en muerte. Como la gente tiene miedo a morir, la primera reacción de la gente fue de querer irse, pero al haberse alertado de casos en varios sitios se dieron cuenta que el desplazarse no evitaba el riesgo de contagio. Ahora la gente está más calmada porque se les ha informado de las medidas de higiene para evitar el contagio y porque saben que ya hay equipos médicos especializados luchando contra la propagación de la enfermedad. El que haya una vacuna disponible también ha tranquilizado mucho aunque la población reclama que sea para todos y no solo para los equipos médicos o los familiares de los enfermos, pero no hay bastantes para todos.

La gente ya está sensibilizada a no darse la mano para saludarse pero el problema es que tampoco se puede compartir el vaso con alguien. Las familias de aquí están acostumbradas a compartir el vaso o el plato, porque no hay uno para cada miembro”.

 

El mapa de la OMS señala la evolución del nuevo brote de ébola
Situación del brote de ébola en Kivu Norte, facilitado por la OMS

Comentar

Tu dirección no será publicada. Campos requeridos marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.